"Emancipate yourself from mental slavery, none but ourselves can free our minds" (Redemption song, Bob Marley)

miércoles, 28 de enero de 2015

Vomitar como medio de hacerme daño (entrada súper depresiva)

(Dos entradas en el mismo día. Increíble.)

Desde el verano pasado planeé ir con A a un italiano (una franquicia, La Mafia...) por mi cumpleaños. En el último año A ha ido desarrollando como una intolerancia a la lactosa, pero ha continuado tomando productos con leche. Pero en los últimos días se ha puesto estricta con el tema, pero no había salido el tema del italiano. Hasta hoy. Me pasaré a preguntar a ver si tienen en la carta algo para intolerantes, pero si no, iremos a otro sitio.

Y me ha dado el bajón. Que nadie me malinterprete, no es por no ir al italiano (en muchas ocasiones puedo ser mala persona e infantil, pero no tanto). Le he dicho que no había ningún problema en ir a otro sitio. Que si algún día quiero ir al italiano pues que ya iré por mi cuenta en otra ocasión. Claro, sola. Ese ha sido el tema del bajón.

Llevo desde mediados de diciembre sin ir a clase. No he hablado con nadie. Si desapareciera nadie lo notaría. No tengo amigos, no me relaciono, no hablo con nadie. Si desapareciera nadie lo notaría. Y no me refiero a amigos de los de confianza a los que les puedes contar cualquier cosa. Únicamente gente con la que salir y tener algo de conversación banal. Es decir, con A me lo paso bien en general (y cuando no, suele ser por mi estado de ánimo, no por ella), pero no me gusta depender de ella. Siempre que salimos voy detrás de ella y me refiero en sentido literal. En nochevieja, estábamos en un bar heavy y a ella la llamaron dos veces seguidas. En cada llamada salió del bar y después volvió a entrar para luego volver a salir. Y en todas las veces yo fui corriendo (literalmente) detrás de ella. Porque me daba (me da) pánico quedarme en ese bar, donde todos se conocen y hablan entre ellos, y la gran mayoría me conocen de vista, y debo de ser la chica que va siempre con A pero que nunca habla.

Y ya sé lo que la gente dice: ve, acércate, preséntate y habla. No, no es así de fácil. Pienso, no, creo firmemente, que cada palabra, cada frase, cada comentario que digo es totalmente innecesario, que nadie está interesado en lo que diga y que molesto (sobre todo lo último). Y las veces en que me ignoran cuando hablo o me interrumpen para cambiar de tema, no ayudan precisamente.

Y bueno, me he enrollado. El caso que me ha empezado a dar el bajón. Y estaba en la biblioteca y por poco me pongo a llorar ahí mismo. Y entonces han vuelto los pensamientos suicidas y me han entrado ganas de cortarme, arañarme, hacerme alguna herida, cualquier cosa. Porque a estas alturas hacerme daño se ha convertido en la única forma que tengo de expresar todo el odio que siento por mí misma. Y lo disfruto. Cada vez que hago algo en contra mía lo disfruto, una parte de mí piensa "¡jódete!". Es como si quisiera destrozarme, destruirme, anularme. Y una parte de mí mira sonriente y triunfante como acaba con la otra. Y al final he optado por darme un atracón y vomitarlo después, de los planeados. Menú kebab al canto. Y después me ha quedado algo de molestia en el estómago. Y he tirado la cena y me he comido una manzana. Y tengo que seguir estudiando, pero a la vez no tengo ganas, pero por encima de todo quiero irme de mi ciudad y para eso tengo que estudiar y sacar motivación y energías de donde sea. (pero sigo teniendo ganas de cortarme)

Y mi cumpleaños es en dos semanas y no me apetece para nada celebrarlo. ODIO celebrar cumpleaños. ¿Por qué querría celebrar el día en que nací? Porque no siento ninguna alegría por haber nacido.

5 comentarios:

Flaura Ponte dijo...

Tienes que darte cuenta de nunca vas a obtener diferentes resultados haciendo lo mismo. Entiendo que una vez que has empezado con un grupo con una dinámica concreta (no hablando, por ejemplo), es muy difícil salir de ella. El problema es que es fácil que la inseguridad que te genera esa situación se traslade a cualquier otra (me pasaba a mí en la facultad), y por eso creo que cambiándote de ciudad el problema no mejoraría (es más difícil hacer amigos donde no tienes ningún amigo).

Con respecto a autodestruirte, tú sabes que no sirve de nada. Que ésa calma que te produce es efímera. Y que darte un atracón y vomitar es llenar tu cabeza de cosas para no pensar en lo que realmente te preocupa, que es tu soledad.

Yo entiendo que quizás tienes unos gustos concretos o que quizás te da por el culo ir a clase, pero es la mejor oportunidad para conocer gente nueva. Y para dejar de ser la sombra de A.

Necesitas un nuevo comienzo, ¿has intentado quedadas de extranjeros, tipo couchsurfing?

En fin, suerte.

Belbones dijo...

El caso esque siento tambien bastante soledad. Y cuando llega el viernes mas aun. Pero es como dice laura, no podemos seguir igual y pretender que la cosa cambie. Besos

Seda dijo...

Hola Phoenix.... cuanto tiempo.
Me entristece q sigas vomitando y autolesionandote. Me alegra q hayas vuelto a estudiar.
No se que decirte, se me acabaron los consejos, no tngo ni xa mi.
Un beso muy fuerte.... aqui si q hay gente q notaria si desaparecieras.
Fijate en mi q despues de un año y pico me sigo acordando de ti, de tu nombre real, de tu nick, y de tu blog.

Barbara Candelaria dijo...

Segunda entrada que leo de alguien a quien le entristece haber nacido

No quiero leerlas asi, vamos!

Es dificil salir de la ostra cuando nos han lastimado pero la vida es tan... colorida!
Hay tantas cosas que podrían ser si tan solo nos lo propucieramos!
Hay momentos en los que socializar tambien es inutil, es mejor estar solas, reflexionar, encontrar cosas que amar que no requieran terceros. Es evidente que necesitamos de los demas como cuando tienes que sacarte cosas del pecho

Mientras que no encuentras a alguien en quien confiar 100% por favor ven y escribe. Siempre te tengo pendiente.

Tienes whatsapp? email, como te contactamos? Ahora tengo amigas muy cercanas pero tuve que esperart largos años para poder salir de mi caparazon y encontrar a gente digna de confianza, mientras eso pasaba me refugié en mi blog, hice amistades muy cercanas con las princesas y principes de esta comunidad. No tengas miedo, estamos aqui todas en o mismo...

Mi correo electronico omgdorian@gmail.com

No te sientas sola...

MissO dijo...

Primero que nada, la talle 34 sí es una talla pequeña en mi país también, pero no me parece posible que yo pueda entrar en un talle tan chico.

Me pone triste leerte así. Pero te entiendo tanto, a mí, mi grupito de amigas me han dejado marginada porque se les ha dado la gana. Y duele muchísimo.
Pero no por eso hay que hacernos daño. El problema de la gente no lo podemos solucionar nosotras, sobre todo cuando no tenemos la culpa. Simplemente hay que dejar fluir las relaciones con las demás personas que conozcamos, sin pensarlo. Es la única forma de darnos a conocer como realmente somos y agradar, porque no somos desagradables, te lo aseguro. :)
Y no digas eso de tu cumpleaños. Sos una persona hermosa, no lo dudes.