"Emancipate yourself from mental slavery, none but ourselves can free our minds" (Redemption song, Bob Marley)

miércoles, 17 de abril de 2013

Después de la tempestad, viene la calma (o eso dicen)

Me corté.

Anoche.

Como una posesa. 

Medio muslo acuchillado. Opté por los muslos porque ya hace buen tiempo y empiezo a usar camisetas de tirantes. Y los muslos no me los va a ver ni dios. Dudo mucho que vaya a tener alguna relación sexual. Y hace seis años desde la última vez que me puse unos pantalones cortos. Pero ahora estoy totalmente en calma. Por ahora. A saber cuanto dura.

He leído una entrada que escribi exactamente hace un año. En ella puse que para mí cortarme era algo liberador, como si me impartiera los castigos que me merezco pero que nadie me aplica. Ahora las cosas son distintas. No pienso que sean castigos. Es mi forma de expresar todo el odio que puedo sentir hacia mí misma. Todo ese odio concentrado en un gesto. Con la diferencia de que el hecho de que me corte no disminuye ese odio. Porque sigo teniendo ese odio, es decir, sigo teniendo ganas de cortarme.

Mi auto odio ha alcanzado límites insospechados. Hasta el mero hecho de ducharme me cuesta por tener que tocar mi cuerpo. Hace unas semanas A me comentó que conocía a un tío con el que podía liarme, un polvo de una noche. Le dije que no, que últimamente paso de tios, que no me apetece follar ni nada. Que mentirosa que soy. La realidad es que mi cuerpo entero me asquea, lo odio con todas mis fuerzas, ni os lo podéis imaginar: odio e ira concentrado de forma constante, aunque baje, aunque adelgace, sigo odiándome. Ya me veo desnuda al pesarme y al ducharme y me da asco, me da asco ducharme, porque tengo que tocarme, tocar esa masa repulsiva. Ni me imagino que otras manos me toquen, es imposible, a nadie le puede gustar eso. Es tan sumamente repulsivo. Y se supone que mis corte reflejan todo ese odio. Me lo reflejan, porque nadie va a verlos.


I hurt myself today
to see if I still feel
I focus on the pain
the only thing that's real

Insito: yo soy fuerte. Soy jodidamente fuerte.

14 comentarios:

Kindergirl dijo...

baby como dices eso!!! si estabas delgadísima cuando te concí, y ahora pesas menos...si estás superbien!!! como va a ser tu cuerpo una masa repulsivaaaaa??????? omg titi estás divine asúmelo!!muaakkk

Tale Princess. dijo...

Estas super linda. Vamos! y si no te sientes bien, pues cambialo! ejercicio. Eso mejora mucho. A mi tampoco me gusta ver mi cuerpo, pero lo veo como un empujon hacia mi meta! fuerzas bonita.

Cheshire dijo...

Creo que todas te entendemos, estamos aca por lo mismo u_u Es dificil, pero hay una cosa que no miente, y es el numero de la balanza. No estas gorda, eso es mas que obvio, no deberias odiarte por ello :/
Creo que tampoco debes privarte de lo que queres hacer, simplemente disfruta el momento. En un futuro te podrias arrepentir. Si queres juntarte con ese chico, que tu cuerpo no te lo impida. Porque como ya te dije, encima de todo, ni siqueira estas gorda :/
Con respecto de los cortes, mucho no puedo decirte. Tengo el mismo problema que vos y tampoco se como quitarlo.
No olvides que te mereces estar bien <3
Un beso.

Miss Apple dijo...

ay nena, como te entiendo.. la ultima vez que estuve con un chico le decia que no me toque, que no me mire, que no esto, que no el otro.. te debes imaginar como termino la cosa..
No odies tu cuerpo. aprende a quererlo! esa es nuestra lucha diaria, tratar de querernos.. Y estoy segura que si te pones un poquito mas positiva vas a poder, de a poco y con esfuerzo, quererlo..
Muchos ánimos y basta de cortes!!
Un beso grande, tenes todo mi apoyo <3

Arakne dijo...

Eres fuerte, si, pero muy autocrítica, creo que de manera excesiva. Eres muy injusta contigo misma y no debería ser así, porque si tú no te quieres, quién lo hará? Me hace mucho daño cuando leo que os cortáis, de verdad, lo paso fatal.

Pro yo dijo...

... sin palabras, como puedes odiarte tanto? Espero que todo esto lo hayas escrito por culpa de un bajón y realmente no seas así.
No sé que decirte... la autoestima es algo que hay que trabajar a largo plazo, pero solo tu puedes hacerlo. Todos deberíamos querernos tal y como somos, nuestro cuerpo es la única herramienta que nos permite vivir en este mundo que a pesar de tener tantas cosas malas, también tiene buenas, solo hay que tener una actitud positiva y disfrutar de las pequeñas cosas.
Vaya rollo te he soltado... espero que estés mejor, de verdad. No te cortes, si quieres castigarte ve a correr no sé... luego quedarán cicatrices y aun te odiarás más.
Un besito guapa

Meek Maniac dijo...

No te sigas haciendo eso, en serio...Es terrible... Aunque yo, como siempre, no soy la más indicada...
Algo tiene que haber para poder solucionar esto, no te digo que te líes con el primero que pase para reafirmar tu autoestima; hablo de recuperar tu autoestima de verdad.
Me duele muchísimo leerte así, por favor, deja de hacerte eso.

yeux dijo...

No voy a darte palabras de ánimo, porque nada de lo que te diga va a evitar que te sientas así. Y el poder curativo de esa canción es inmenso. Ponla en modo repetición, deja la mente en blanco y espera a que sea mañana. Es lo que yo hago y alivia.

4N3LIMI4 dijo...

que mierda phoenix me imagino el daño que te haz echo fisicamente pero mas el daño emocional que haz de tener... fuerza amiga se que hay crisis se que todo apesta pero debemos seguir adelante una caida no demuestra q esta todo persdido simplemente vendran dias mejores te lo aseguro

Alice dijo...

Llevo dos años sin autolesionarme, pero en los últimos dos meses raro es el día en que no piense en ello... sé que está mal, que es enfermizo, que si lo hago sería dar mil pasos atrás en la recuperación...
Pero es tan liberador... a mí nada me ofrece la paz que me da la cuchilla. Pienso en ello y me recuerdo a un heroinómano que sueña con su próximo chute, es terrible.
Como decía un comentario anterior, aquí hay gente que te entiende, estamos aquí por la misma razón que tú.
Al menos, que sepas que no estás sola.

Gab dijo...

No sé que decirte porque aunque a veces haya sentido asco de mis piernas y muchas veces, sobre todo después de un atracón, no me gusta que me toquen, nunca he llegado a sentir lo que tú. Imagino que tiene que ser horrible, lo siento. Sólo puedo decirte que te quieras, que no debes permitir que eso te ocurra y que intentes controlarlo.

Un besito enorme guapa. :*

Michelle Grey dijo...

Entonces es cuando ves que por más que adelgaces nunca te querrás? Cariño, quiérete a ti misma, gorda, delgada, fitness, como sea, pero valórate. No necesitas ningún castigo, es más, si lo mereces y no lo recibes, es mejor!
Cortarte no es la solución, tú misma ves que no hace que disminuya el odio. Pero sí te degradas a ti misma... todas estas fuerzas dedícalas a quererte, a conocerte, a mirarte en el espejo... atrévete, obsérvate. Eres TÚ, y detrás de ti hay muchas cosas de valor. Piensa en todo lo bueno que tienes, piensa en las virtudes que dicen de ti los demás. Haz una lista de lo que te gusta de ti, no me creo que esté vacía, NO ME LO CREO!!
Eres fuerte, así que superarás este odio.

Emilia dijo...

Dioooos como te entiendo, es justo lo que quería decir en mi última entrada pero mucho mejor dicho, el odio, la frustración de tener que vivir en un cuerpo que se odia más que a nada y con una mente que también deja mucho que desear. Qué terrible es vivir con tanto desprecio dentro, a mí me está consumiendo de verdad... Espero que tú estés mejor. Bueno, tú misma lo has dicho, tú eres fuerte, yo soy débil (ja, lo agrego a mi lista de interminables defectos).Besos

Ligeia dijo...

Joder tía, cada vez que leo algo así me da una tristeza...Yo nunca me he cortado. Entiendo lo de odiarse a uno mismo, lo de no querer que te toquen y lo de darse asco y eso, porque a mi me pasa también a veces. De hecho, hubo un tiempo en que no quería que mi novio me tocara y que pasaba corriendo por delante de los espejos para evitar mirarme. Pero lo de cortarse es muy chungo y muy peligroso. Intenta canalizar ese odio de otra manera. A mi los ejercicios de respiración me sirven a veces.

Espero que se te pase pronto este estado en el que te encuentras.

Y por cierto, me encanta Johnny Cash