"Emancipate yourself from mental slavery, none but ourselves can free our minds" (Redemption song, Bob Marley)

sábado, 8 de diciembre de 2012

Delirando sobre mi antisocialidad (no os perdeis gran cosa si no lo leéis)


Según la tia que colgó esta foto, este cambio lo consiguió en un mes haciendo sentadillas y saliendo a corer (y obviamente controlando la dieta). Y me he animado a hacer un before & after con distintas partes de mi cuerpo: culo y parte superior de muslos, barriga y gemelos (odio lo anchos que se ven cuando cruzo las piernas). Emmm... digamos que de aquí a fin de enero. Me sacaré fotos y llegados la fecha límite las subiré para ver si hay algún cambio (siempre y cuando no me dedique a joderla continuamente ¬¬)

Ayer estuve con Amaia de tiendas. A la mañana y a la tarde, así que anduvimos y estuve de pie. Ya está mirando vestidos para Nochevieja. Y creo que a estas alturas ya me conocéis bastante bien para saber que no me pienso arreglar ni nada. A ver... Nochevieja... 31 de diciembre... hace un frío de la hostia... Mis vaqueros y zapatillas no me las quita ni dios!!! xDD. Como mucho me pondré una camisa sin mangas con la parte de abajo tipo corpiño (una de vosotras me dijo como se llamaba pero se me ha olvidado, xD). Pero vamos, con torerilla, chaqueta y bufanda, xD. Me parece una gilipollez pasar frío por ir mona, al menos mientras se está en la calle, que en los pubs el ambiente está más caldeado.

Y también me presentó a una asociación de chavales que se reúnen en un centro cívico y, bueno, se lo pasan bien (es que si lo digo todo ya es como decir mi dirección y creo que debería reservarme un poco, que esto lo podría leer cualquier persona, aunque dudo que alguien de mi entorno, pero por si acaso...). El problema es que no soy un ser sociable. El truco es que me presenten a una persona tras otra con unos días de intervalo para que me tome confianzas con la anterior. Pero si me presentas de sopetón a 20 personas pues mi reacción es encerrarme y poner cara de borde y antisocial. Y eso es lo que pasó ayer, que de golpe y porrazo me metió en una habitación donde, de unas 25 personas, conocía a dos. Es algo que me corta mucho, conocer mucha gente. Porque siento que tengo que agradarles, y empiezo a rayarme pensando en temas de conversación que les guste, si molestaré o no, si les agradaré y al final opto por mantenerme calladita que así de seguro que ni molesto ni meto la pata ni nada. Y lo único que consigo es ir aumentando mis pánicos ante situaciones sociales. Y la rueda sigue girando una y otra vez.

Además que pienso que la mayoría de las personas no van a llegar a afectar a mi vida y por eso no pierdo gran cosa si no las conozco. Me refiero a que me la mayor parte de las amistades que tengo me parecen amistades superfluas, basadas únicamente en pasar un buen rato. Pero si tuviera que hablar de algo que me raya o me preocupa seguramente saldrían por patas o te darían consejos inservibles porque no entenderían el problema. Sí, me refiero a mis cosas de comida, vómitos, cortes, baja autoestima y todas esas mierdas que hay debajo. Exceptuándoos a vosotras, dudo mucho que las personas que conozco lo entendieran, y mucho menos si llevo años vendiendo la imagen de tía fuerte, independiente y fría (y es una pena que no sepa ser sociable, porque muchas veces me gustaría hablar con vosotras, no solo por blogger, pero ni tan siquiera se me da bien mantener una conversación y volvemos a lo de siempre y ante la duda, mejor callar). Y cada vez más pienso que mi amistad con Amaia es más vacía. Solo quedamos para estar por ahí, o estar con la gente que ella conoce, que no es precisamente donde mejor me lo paso, pero es lo único que tengo, y escuchar sus rayadas. Porque sé que aunque le dijera que me escuchara no podría hacer nada, porque sé que no lo entendería (y en esto me baso en comentarios suyos: "solo hay que comer bien y hacer ejercicio", "dejar de vomitar es como dejar de fumar", "si vomitas es porque quieres; es imposible que lo necesites"). Por una parte me apetece distanciarme un poco de ella pero, por otra parte, no conozco a nadie más.


Y entonces recuerdo que tampoco necestio a nadie más. No mientras tenga mi mundo de querer adelgazar, que ya es suficiente para llenar una vida. Y en eso sólo puedo estar sola, porque nadie lo entendería.


P.D.: Ya dije que soy la contradicción hecha persona.
P.D.D.: Estoy en 56,8kg. Ya van dos días seguidos bajando. Que ganas de ver (otra vez) el 56 redondo.






5 comentarios:

Kindergirl dijo...

geniallll!!! pues si que has bajado.sigue así!! la gnte en general es muy guay cuando sale de fiesta y tal....peroluego cuando les cuentas algo es como whhaaatttt!!!! ley de vida, y sobretodo en el tema de la comida jajajj dont worry y a seguir bajando...

PrinH dijo...

Holaa!! que bien que estes bajandoo!! :)) lo del 31 la verdad es que ami me gustaria ir con un vestido o algo asi pero con este cuerpo pareceria una morcilla asik nada.. ajja
Un besoo!! :D

Lulú dijo...

:o a mi me pasa lo mismo... los últimos años ya no me dan ni ganas de arreglarme ni para navidad, ni para año nuevo...
Y también soy antisocial, y me pasa lo mismo de no saber que decir ni como actuar :c supongo que hay que tratar de dejar los miedos atrás y hacer las cosas que uno siente y ya
Saludos :D

Seda-Kat dijo...

Crouché? Encaje?

Te echo de menos, perraca

Arakne dijo...

Di que si, total, para lo que dura la noche, es mejor bajar cómoda que ir supermona y pillarse un catarrazo. Vale que para presumir hay que sufrir, pero no pillarse una pulmonía mortal.